• Ingredientes (8 personas):

– 500 g de bacalao desalado,
– 500 g de gambas
– 3 huevos
– 250 g de espinacas
– 100 g de pan duro
– 10 g de piñones
– 2 cebolla medianas
– 2 dientes de ajo
– 200 mL de caldo de gambas (2 tazas)
– 1 vasito de vino blanco
sal, aceite de oliva, perejil picado
harina (para enharinar las albóndigas)

  • Preparación (1 hora):

1.- Ponemos el pan duro en leche y dejamos que se empape bien.
2.- Trituramos la cebolla con el picador. Rehogamos dos dientes de ajo en una sartén con aceite y una vez estén dorados, rehogamos la cebolla. Añadir un poco de sal.
3.- Pelar las gambas y reservar los cuerpos. Con las cabezas y las pieles, hacer un caldo con 200 mL de agua.
4.- Desmenuzamos el bacalao (puede hacerse con el picador). Mezclamos en un bol el bacalao con la cebolla, las espinacas picadas, el pan remojado en leche, los 3 huevos, las gambas en trocitos y los piñones finamente picados. Añadimos sal y mezclamos todo bien hasta que tengamos una masa homogénea. Reservar en la nevera para que la masa coja consistencia y sea más fácil hacer las albóndigas.
5.- Mientras la masa reposa en la nevera, añadir un vasito de vino blanco a la cebolla y dejar que reduzca. Una vez reducido, Añadir el caldo de las gambas colándolo con un colador. Dejar cocer durante 15 minutos.
6.- Mientras la salsa cuece, hacemos bolitas con las manos y las enharinamos. Si la mezcla quedara muy ligera y nos resultada difícil hacer las bolitas, añadir un poco de pan rallado. Cuando tengamos todas las albóndigas hechas las freímos en abundante aceite y las ponemos sobre papel absorbente.
7.- Incorporamos las albóndigas a la salsa y cocemos durante 10 minutos.
Buen provecho.