• Ingredientes (12 minipanes):

– 320 g de harina
– 25 g de levadura de panadero (un cubito que se puede comprar en el supermercado)
– 130 g de leche
– 100 g de azúcar
– 75 g de mantequilla
– ralladura de naranja
– zumo de media naranja pequeña
– una yema de huevo
– una pizca de sal

  • Preparación (9 horas):

1.- Calentar la leche a 30ºC y disolver el fermento en ella. Para saber la temperatura, bastará con tomar una muestra con una cuchara y al tocarla que no queme.
2.- Calentar la mantequilla a fuego hasta que este blandita (aproximadamente 1 minuto).
3.- En un bol, mezclar todos los ingredientes y mezclar bien.
4.- Tapar la bola de masa con papel transparente y dejar reposar dentro del horno apagado durante 5 horas. Debe doblar su tamaño.
5.- Dividir la masa ya fermentada en tantos brioix como queramos y darles forma. Utilizar un poco de harina para ello. Si utilizamos una gran cantidad de harina en este paso, los brioix pueden quedar duros por exceso de harina.
6.- Poner en una placa de horno previamente forrada con papel de hornear. Dejar reposar dentro del horno apagado durante 3 horas.
7.- Hornear a 180ªC durante 15 minutos. El tiempo y la temperatura son orientativos ya que dependen del horno que tengáis.
Para comprobar que están hechos, una vez empiezan a tener pinta de cocidos (habrán aumentado su tamaño y estarán dorados), yo saco uno del horno y lo abro por la mitad. Así tengo una idea visual de como va la cocción.

Sugerencia: rellenar con mermelada de naranja y queso.

Espero que lo probéis.