• Ingredientes:

– 1 manzana golden
– 230 g de leche
– 200 g de harina
– 75 g de azúcar (si es glas se disuelve mejor)
– 1 cucharada de polvo de hornear (gasificante que normalmente se mal llama levadura)
– 3 huevos
– pizca de sal

  • Preparación (70 minutos):

1.- Separar las claras de las yemas y montar las claras a punto de nieve con una pizca de sal. Reservar en la nevera.
2.- Batir las yemas con el azúcar hasta que adquieran un color blanquecino (tendrán textura de espuma). Si queréis podéis utilizar azúcar glas.
3.- Añadir la leche y mezclar bien.
4.- Con un batidor de mano, añadir la harina tamizada poco a poco y con movimientos envolventes. Añadir la cucharada de levadura (gasificante). Yo uso un batidor de varillas.
5.- Pelamos la manzana y la rallamos con la ayuda de un rallador. Incorporamos la manzana a la mezcla anterior.
6.- Añadir las claras a punto de nieve poco a poco y también con movimientos envolventes. Yo utilizo la lengua pastelera.
7.- Dejamos reposar durante 10 minutos.
8.- En una sartén echamos abundante aceite para freir los buñuelos. Cuando el aceite esté caliente, echamos al aceite cucharadas de masa con la ayuda de una cuchara sopera.
9.- Freímos los buñuelos durante unos 2-3 minutos. Reservar sobre papel absorbente.
10.- Servir espolvoreados con azúcar glas.

A disfrutar!