• Ingredientes (50 croquetas aproximadamente):

– 200 gr de jamón (si se quiere se puede poner más)
– 120 g de cebolla
– 5 cucharadas soperas de harina colmadas (150 g)
– 1L de leche
– 100 gr de aceite
sal y nuez moscada
4 huevos, harina y pan rallado para empanar las coquetas

  • Preparación (50 minutos + empanar y freir):

1.- Cortar la cebolla lo más pequeña posible que podamos. También se puede hacer con la picadora.
2.- Poner el aceite en una cacerola grande y plana (será más fácil trabajar la masa de las croquetas) y ponerlo a fuego medio.
3.- Pochar la cebolla durante 15 minutos.
4.- Mientras la cebolla se dora, picar el jamón en trocitos pequeños (también se pueden utilizar virutas de jamón).
5.- Rehogar la mezcla durante 10 minutos a fuego suave.
6.- Añadir la harina y rehogar durante al menos 10 minutos a fuego medio. Este paso es fundamental. La mezcla tiene que ser una pasta densa. Si no es así, añadir un poco más de aceite. Cuando más rehoguemos la mezcla más fácil será conseguir una buena masa de croquetas.
7.- Añadir un poco de leche a la mezcla y remover hasta que se integre. Si lo hacemos poco a poco evitaremos los temidos grumos.
10.- Seguir este proceso hasta que acabemos toda la leche.
11.- Rectificamos de sal y añadimos nuez coscada.
12.- Dejar enfriar la mezcla en una bandeja cuadrada un poco profunda.
13.- Una vez la mezcla esté fría, cortarla en cuadrados iguales, pasar por harina, luego por huevo y por último por pan rallado.
14.- Freír en abundante aceite y servir.

Que aproveche!