Uno de los ingredientes de esta receta son los calçots: una variedad de cebolla conocida como Cebolla tardía de Lérida. Si no encontráis calçots, podéis sustituirlos por otro tipo de cebolla que os guste.

  • Ingredientes (4 personas):

– 8 galtas medianas
– 200 gr de calçots
– medio vasito de vino blanco
sal, pimienta blanca y aceite de oliva

  • Preparación (60 minutos):

Previo: precalentar el horno a 200ºC.

1.- Poner las galtas en una bandeja de horno. Añadir sal y un chorrito de aceite y meterlas en el horno durante 50 minutos a 200ºC.
2.- Mientras las galtas se hacen, lavar los calçots.
3.- Cortar los calçots lo más pequeño que podamos y salpimentar. Los calçots son una especie de cebolla hebrosa, si los cortamos en trocitos pequeños, hacemos que el paso de triturar el puré sea más fácil y el resultado mejor.
4.- Poner una sartén a fuego medio, añadir un chorrito de aceite y pochar durante 15 minutos los calçots ya cortados y salpimentados.
5.- Pasados 15 minutos, añadir el medio vasito de vino blanco. Dejar a fuego medio hasta que el vino se haya evaporado.
6.- Triturar hasta obtener un puré fino.
7.- Una vez las galtas estén hechas, salcarlas del horno y servir con el puré de calçots.

Espero que os guste.