• Ingredientes :
  • Bizcocho:
    – 6 yemas de huevo
    – 3 huevos enteros
    – 40 g de harina
    mantequilla y harina para untar el molde

    Almíbar:
    – 150 g de azúcar
    – medio vaso de agua

    Crema de yema:
    – 150 g de azúcar
    – 6 yemas de huevo
    – medio vaso de agua

    • Preparación (70 minutos):

    Bizcocho:
    Previo: precalentar el horno a 150ºC. Untar un molde con mantequilla y luego espolvorear harina. Reservar.
    1.- Separar las claras de las yemas de 12 huevos. Guardar las claras en la nevera.
    2.- Batir 6 yemas con 3 huevos enteros hasta que banqueen y quede con una textura muy espumosa y firme.
    3.- Añadir la harina tamizada poco a poco y mezclar bien con mucho cuidado. Para este paso nos podemos ayudar de una lengua pastelera o una espátula para que la textura espumosa no baje.
    4.- Hornear a baño María durante unos 20 minutos (el tiempo depende del horno). Pasado este tiempo pinchar con un palillo y comprobar que el pastel está cocido.

    Almíbar:
    5.- Poner el azúcar y el agua en un cazo a fuego lento y cocer durante unos 7 minutos. Parar de cocerlo cuando se forme un almíbar espeso.
    6.- Pinchar el bizcocho con un tenedor por toda la superficie y verter poco a poco el almíbar por toda la superficie con el fin de que se empape.
    7.- Reservar el bizcocho ya endulzado con el almíbar en la nevera.

    Crema de yema:
    7.- Poner el azúcar y el agua restantes otra vez en un cazo a fuego lento y cocer durante unos 7 minutos. Parar de cocerlo cuando se forme un almíbar espeso. Dejar que se temple un poco.
    8.- Batir las 6 yemas de huevo en un cuenco.
    9.- Añadir el almíbar en forma de hilo fino mientras vamos removiendo para evitar que las yemas se cuajen.
    10.- Verter la mezcla resultante en el cazo donde hemos hecho el almíbar y cocer a fuego muy suave sin dejar de remover hasta que la mezcla adquiera una textura de crema. Una vez que veamos que la textura es la adecuada retirar del fuego para evitar que adquiera una tonalidad verdosa.
    11.- Verter la crema por encima del bizcocho y dejar enfriar.
    12.- Guardarlo en la nevera al menos medio día hasta servirlo, así estará más bueno.

    Buen provecho!