Para esta receta de yogurt no se precisa yogurtera. Basta con una bolsa porta alimentos como la bolsa de Iris o de Valira.
El yogurt no es más que leche fermentada por bacterias compatibles (principalmente Lactobacillus bulgaricus y Estreptococo thermophilus). Explicado de otra forma, dichas bacterias para vivir y reproducirse quieren alimento (lactosa de la leche que convierten en ácido láctico) y calor. El resultado de su actividad será el yogurt.

  • Ingredientes (6 yogures grandes):
  • – 1 yogurt natural
    – 1.5 L de leche

  • Preparación (6-8 horas):
  • Previo: Los botes para el yogurt deben estar muy limpios. Si los laváis en el lavavajillas es suficiente para asegurar una buena higiene. Si los laváis a mano, mejor que hirváis los botes antes de usarlos.
    1.- Calentar la leche a fuego suave durante 3-5 minutos. Este paso sirve para esterilizar la leche. Así solo el fermento de yogurt crecerá en ella.
    2.- Esperar a que la leche esté a temperatura de 30ºC y añadir el yogurt comprado. Si está muy caliente el fermento se puede morir.
    3.- Poner la mezcla en los botes limpios y a continuación poner dentro de la bolsa porta alimentos.
    4.- Ya que el proceso de formación de yogurt (fermentación) requiere temperatura de 40-45ºC, junto con los botes de yogurt pondremos un bote con agua caliente. Esperar unas 6-8 horas o hasta que veamos que el yogur esté listo. Si el agua se quedara fría antes de que el yogurt este listo, reemplazar por otra caliente.
    5.- Introducir en la nevera para conservar.
    Si se trabaja bajo condiciones higiénicas adecuadas, se puede usar nuestro yogurt como fermento de los próximos.

    Espero que os animéis a hacerlo!